MounQup. Electrónica rural en Sesión Sonora

Recuerdo leer en una de las famosas entrevistas a la islandesa Björk que las mujeres “han de repetir cinco veces lo que quieren decir si quieren ser escuchadas en el mundo de la industria musical en comparación con el hombre”. Han pasado algunos años de esta declaración, pero el mundo que nos rodea no parece haber cambiado lo más mínimo en ese sentido.

MounQupo Camille Hédouin, bajo la etiqueta de Björk gallega, es una de las relativamente pocas artistas mujeres que se desarrollan en el ámbito de la música electrónica y experimental en España. Completamente autodidacta, defiende un estilo musical muy personal alejado de lo corriente. Máquinas obsoletas, antiguos sonidos de ordenador e instrumentos alejados de lo convencional como la kalimba (una pequeña estructura de madera que se toca con los pulgares) son la base que sustenta su música. El pasado 22 de junio en el Casino Antiguo de Castellón disfrutamos de su singular sonido en una actuación que forma parte del ciclo de conciertos de Sesión Sonora, una propuesta castellonense que nace de la ambición de dar visibilidad a las mujeres del mundo de la electrónica y la música experimental.

“En realidad, me adentré de lleno en la música contemporánea a raíz del nacimiento de mi hija. Muchas mujeres abandonan sus sueños o aquello que quieren realizar en la vida una vez que tienen hijos, no creo que deba ser así. Para mí ha sido toda una motivación”, explica Hèdouin. Y es que su hija se ha convertido en una inagotable fuente de inspiración para ella. El tema ‘Ses Larmes’, perteneciente a su último trabajo Castro Verdi es ejemplo de ello. “Al no entender de notas ni de acordes, los sentimientos y las emociones son muy importantes para mí a la hora de componer. En este tema, el hecho de dar el pecho a mi hija se convirtió en un pensamiento recurrente a la hora de emprender mi composición. Pensar en los meses que estaba en estado, la fuerza y el momento de dar a luz… Todo ese torrente de emociones los he intentado concentrar en esta canción“.

 

Tras su mesa de operaciones en la que se encuentra su launchpad digital (un ejército de botones perfectamente ordenados), los sintetizadores de voz y sus loops y samplers, Camille desprende una libertad arrolladora. A través de una voz versátil aparecen canciones que reivindican temas ecológicos, así como la situación política en la que nos encontramos. “Tal y como están las cosas, cada vez me apetece menos cantar sobre canciones de amor. Creo que es importante cantar sobre la desigualdad“, asegura Hèdouin, y lo hace mediante el mix de influencias que le han acompañado desde los 15 años: jazz, ritmos africanos, la música folk… “Yo defino la música que hago como ‘electrónica rural’, pero escucho muchas cosas, no tengo barreras. Me gusta mezclar”. El resultado es una propuesta original que vale la pena escuchar.

Sesión Sonora. La creatividad de las mujeres en la escena musical electrónica.

Sesión Sonora es una iniciativa que surge para dar visibilidad a las mujeres artistas del campo de la música experimental“, asegura Lorenza Barboni una de las organizadoras del ciclo de conciertos. El proyecto dio inicio en enero con la artista rusa Mary Ocher y desde entonces no ha dejado de crecer gracias a la gran acogida que ha recibido Sesión Sonora por parte del público. El lugar donde se da rienda suelta a la experimentación musical es el Casino Antiguo de Castellón, un emplazamiento que rompe absolutamente con todas las expectativas para el tipo de proyecto que se trata, tan poco conservador. Esta ubicación está premeditada al milímetro. “Queríamos que el sitio donde se celebraran las actuaciones contrastara completamente con este tipo de música y lo que comúnmente se asocia a esta”. Sin lugar a dudas, es el toque de contaminación lo que dota de una esencia única a un proyecto comprometido que ya está buscando a su próxima invitada.

Anuncios