Telescopia – deBigote

deBigote-12-12-17

Lanzado: Diciembre 2017      Duración: 32:00

Discográfica: Autoeditado     Género: Pop

Un aparato óptico con el poder de acercar lo que supone la realidad transgénero a una sociedad visiblemente distanciada es el que da título al segundo LP del sexteto castellonense deBigote. La línea central que ha escogido la banda para Telescopia, su nuevo trabajo, ya es algo sorprendente, pues se desarrolla en un escenario queer que muestra, a través de un discurso muy original, la diferencia entre sexo e identidad. Todo ello acompañado con base rítmica pop e inconfundibles huellas de electrónica. Se trata de un álbum reivindicativo sobre todo en temas como con el que abre el disco, “Itziar” es un guiño certero a uno de los grandes referentes del movimiento queer. Sus estrofas están inspiradas en el libro de Itziar Ziga Devenir perra. Por su parte, “Familia Feliz” denuncia la heterodoxia y todo lo negativo que ello conlleva: el binomio cultural y la incapacidad de la sociedad para aceptar la diferencia.

El grupo en esta ocasión ha apostado también por introducir algunas canciones en valenciano. En su conjunto, los ocho temas oscilan entre algún paisaje sonoro que ya nos es familiar de su primer álbum y algunas pinceladas de un arriesgado y nuevo pop sintético. La banda ha trabajado su sonido hasta alcanzar un estilo más cósmico e, incluso, instrumental en algunas ocasiones, como con “Habitación 346”.

Este resultado se debe en gran medida a la producción del experto Remi Carreres que ha colaborado en grupos como Glamour, Comité Cisne Jean Montag y Coleccionistas. Gracias a su punto de vista, en este disco se desprende una mayor frescura que en Estuario, su anterior álbum. Se le ha dotado a estas composiciones pop de un carácter más propio, brillante y con matices siderales que muchas veces recuerdan a la elegancia de la música distante de David Bowie.

debigote.jpg 
deBigote es una de las mayores bandas de pop de la escena castellonense. Sus integrantes son Víctor Ballester (voz), Raúl Iserte (guitarra), José Gahs (guitarra), Alberto Rico (teclados), Sergio Navarro (bajo) y Juan Buonamisis (batería). Debutaron en 2012 con su primer EP Insular para lanzar, poco después Estuario. Ahora presentan su segundo LP, Telescopia, producido por Remi Carreres.

 

 

 

“No nos gusta basarnos en nada previo ni ser homogéneos”

La banda valenciana Tú Ves Ovnis da vida a su sideral primer LP Flores y Cemento, basado en una visión íntima y transversal de la realidad. Después de más de un año de trabajo y desarrollo de un género artístico “en constante evolución”, el resultado es un cosmos de sentido crítico, naturaleza y amor desde un punto de vista introspectivo. Hablamos con Enrique Peydró, el líder de la banda.

16684230_1810839409168023_1613898307351884165_nTú Ves Ovnis es una banda de rock psicodélico que nace en Valencia en 2014 con el EP Trilogía de Amor en Mercurio. Cuatro años después aterrizan con su segundo trabajo, autoeditado, Flores y Cemento pero sin perder ni un ápice de su esencia.

Flores y Cemento es una mezcla de amor, naturaleza, crítica social… ¿Qué es lo que queréis contar?

La intención es narrar una visión íntima y transversal de la realidad y un poco el ecosistema en el que nos sumergimos cada día, donde en ocasiones las canciones, duras y grises, duelen; en otros momentos, frágiles y rosadas, sanan. Para nosotros este trabajo posee dos afluentes principales de un contexto común: el amor y la naturaleza, siendo ambos los tallos que emergen del hormigón en el que vivimos. Por otro lado, también es cierto que es la primera vez que enseñamos un lado tan crítico hacia nuestra sociedad. A las temáticas que comentas añadiríamos la introspección, siempre necesaria.

Este primer LP es el resultado de más de un año de trabajo. ¿Habéis tenido dificultades?

Así es. El proceso ha sido largo, complejo y se ha realizado en varias etapas, la composición de Flores y Cemento se nutre de las canciones que formaron nuestro primer EP Trilogía de Amor en Mercurio junto con algunos temas que nacieron a partir de la disolución de la banda Aloha Dai en 2014 y otros más recientes. Varias de estas canciones surgen a partir de un viaje espiritual a Marruecos en 2014 y otras tantas se componen entre 2015 y 2016. Durante los últimos dos años les empezamos a dar forma, preparándolas para el estudio de grabación. Finalmente, seleccionamos los 12 temas, después de un filtro de más de 20. Las seleccionadas fueron grabadas, según iban saliendo arregladas del local de ensayo.

¿Cómo fue el proceso de grabar en Valencia y masterizar fuera, en Madrid?

Muy enriquecedor. Ya teníamos la experiencia de grabar en Novoestudios con Facundo Novo, donde siempre hemos tenido muy buenos resultados. Además tenemos una compenetración y un entendimiento muy útiles en la grabación y coproducción. Luego está Dany Richter (El Lado Izquierdo) a la mezcla y masterización, con quien queríamos trabajar desde hace tiempo. Sus grabaciones y mezclas para otras bandas y artistas están a un nivel espectacular y las referencias que teníamos de él también eran muy positivas. Estamos muy satisfechos y contentos con el acabado final.

En qué medida han influido las distintas colaboraciones que han participado en vuestro trabajo. Miguel Noguera, Manuel Cabezalí, Ser Humano, Salfvman… ¿Fueron meditadas previamente?

Sí, estuvieron muy pensadas desde el principio. En cuanto decidimos realizar la intro Avistamiento con el poema OVNIS de Mario Benedetti pensamos en Miguel Noguera para recitarlo. El carácter irónico del poema encajaba a la perfección en la manera en que Miguel hace arte. Además, obviamente somos fieles seguidores de su obra. Sabíamos que a Miguel el poema y la forma en la que buscábamos su participación iban a gustarle, y así fue.

Con Manuel Cabezalí (Havalina) la historia es más profunda. Estuvimos barajando la opción de que produjera nuestro disco, también anteriormente con Aloha Dai. Pero finalmente no se pudo realizar. Y cuando estábamos pensando en cerrar con Abducción, nos vino inmediatamente él a la cabeza para recitar las frases de Gabriel García Márquez y completar de alguna manera esas ganas de trabajar con él.

También queríamos que hubiera una pequeña muestra de nuestros gustos a nivel local, y tanto El Ser Humano como Salfvman son dos artistas inconfundibles e interesantísimos que recomendamos a cualquiera que quiera escuchar música sincera. Estamos muy orgullosos de que todos hayan podido dejar su inconfundible huella en Flores y Cemento.

En vuestro álbum tiene un gran peso la crítica social y el nombre del grupo es casi toda una declaración de principios. ¿Cómo de importante es contradecirse en los tiempos que corren?

Contradecirse es fundamental y natural, tanto como la evolución del pensamiento de cada uno. Se trata de reflexionar y no estar cerrado a nuevas opciones. El nombre de la banda refleja ese sentimiento, el de que todos vemos cosas sobrenaturales, aunque algunos no quieran, o puedan, reconocerlo. Es también una acusación a aquellos que viven con medias tintas y sin mojarse, sin contradecirse. Hasta que un día crees en la ufología o en la democracia o en los Reyes Magos, cuando ayer era impensable. Así podemos extrapolarlo a cualquier otra temática. ¿Ayer era blanco y hoy es negro? Pues sí, he cambiado de opinión.

El poema de Mario Benedetti “Ovnis” es el que marca un poco el álbum y la idea central de la banda en sí. ¿Cómo se identifica con vosotros?

Pues no sabemos bien cuando llegó el poema a nuestras manos, pero es cierto que existe una identificación importante con todo nuestro universo. Sobre todo con el verso ¿Cómo fue que los terrestres empezamos a jodernos? Sinceramente, si yo fuera un extraterrestre también querría que me persuadieran de que este no es el lugar más óptimo en 2018.

¿Os consideráis una banda vanguardista?

Sí, somos una banda contemporánea que hace música actual basándose en los sentimientos diarios. Por lo que el carácter auténtico e innovador es una constante en la forma en que hacemos las cosas. No nos gusta basarnos en nada previo ni ser homogéneos, así que seguramente sí.